Saltar al contenido
ANIMAL FIEL

Úlcera corneal en perros

¿Tu perro se mantiene entrecerrando los ojos? ¿Has notado que tiene la esclerótica muy enrojecida? ¿Te preocupa que se deba a una úlcera corneal? Dale un vistazo al siguiente resumen y conoce todo lo que debes saber sobre esta condición: causas más comunes, tipos, síntomas, tratamientos disponibles, consejos útiles y preguntas frecuentes relacionadas con las úlceras corneales en perros.

Nota: Aunque durante la redacción de este artículo se consultaron diferentes fuentes especializadas en medicina veterinaria, cabe señalar que la úlcera corneal es una condición compleja que siempre debe ser diagnosticada, evaluada y tratada por un profesional. Ante cualquier sospecha o síntoma ocular inusual, por favor consulta al veterinario.

Úlcera corneal en perros: ¿qué es y cuáles son los diferentes tipos?

La presencia de enrojecimiento, irritación, hinchazón o secreción en los ojos de un perro casi siempre se asocia con problemas comunes, por ejemplo una infección. Sin embargo, en ocasiones estos síntomas pueden deberse a una lesión o enfermedad subyacente más grave, como glaucoma, cataratas o una úlcera corneal.

Tal y como su nombre indica, la úlcera corneal es una condición que afecta la córnea, parte considerada como la “ventana del ojo”. Dicho en otras palabras, la córnea es la capa transparente que vemos en la superficie frontal del ojo, cubriendo la pupila y el iris. Esta, a su vez, se compone de tres capas principales:

  1. El epitelio (capa delgada de células en la superficie externa de la córnea)
  2. El estroma (principal tejido de soporte de la córnea que constituye el 90% de su grosor)
  3. La membrana de Descemet (capa más profunda y delgada de la córnea)

Precisamente, la úlcera corneal en perros es una lesión o abrasión que se produce en la superficie de la córnea como resultado del daño o la pérdida de estas capas 1 2.

No todas las úlceras corneales son iguales. Dependiendo de las capas implicadas, se pueden clasificar los siguientes tipos:

  • Úlcera corneal superficial o leve. Solo afecta al epitelio superficial. Es una lesión menos grave y se suele curar rápidamente, pero aun así el perro requiere atención veterinaria.
  • Úlcera corneal profunda o grave. La lesión se extiende a través del epitelio y llega hasta la siguiente capa de la córnea, el estroma. La presencia de una úlcera corneal profunda generalmente indica que hay una infección bacteriana; la bacteria libera sustancias que degradan el estroma corneal, haciendo que la úlcera progrese profunda y rápidamente. Si la úlcera se extiende hasta el nivel más profundo de la membrana de Descemet, se produce lo que se conoce como descemetocele. Esto se considera una emergencia grave debido al riesgo de ruptura del ojo. Si la membrana de Descemet se rompe, el líquido dentro del ojo se escapa, conduciendo a un daño cegador irreparable en el ojo del animal.
  • Úlcera corneal indolente. Este tipo de úlcera, también conocida como defecto epitelial corneal crónico espontáneo, es especialmente preocupante. Se produce cuando el epitelio y el estroma ya no se mantienen unidos, probablemente debido a una anomalía en una o más capas de la cornea. Es por eso que las úlceras corneales indolentes pueden surgir de forma espontánea, sin la presencia de una lesión subyacente.

Las úlceras corneales son particularmente comunes en la medicina veterinaria, afectando en mayor medida a los perros pequeños. Dependiendo de su profundidad, una úlcera corneal puede llegar a ser peligrosa para la mascota. Se trata de un problema ocular que progresa rápidamente y que puede causar daños graves, incluso ceguera, si no se trata a tiempo.

¿Qué puede causar una úlcera corneal en perros?

En la mayoría de los casos, las úlceras corneales en los perros son causadas por algún tipo de traumatismo físico o químico en el ojo, pero también pueden ocurrir como resultado de otros escenarios 3 4.

úlcera corneal en perros

De forma general, estas son las 7 causas más comunes de úlcera corneal canina:

  1. Traumas contundentes o penetrantes en el ojo.
  2. Rasguños en la córnea como resultado del juego rudo con otros perros, la interacción con gatos u objetos afilados, y las carreras frecuentes a través de bosques o vegetación espesa.
  3. Contacto con sustancias irritantes.
  4. Quemaduras químicas.
  5. Enfermedades subyacentes, como ojo seco (la disminución de la producción de lágrimas conduce al secado de la superficie corneal) y parálisis del nervio facial.
  6. Presencia de un cuerpo extraño dentro de los párpados.
  7. Infección en el ojo (causa poco común).

Síntomas acompañantes de la úlcera corneal: una afección dolorosa

Típicamente, la úlcera corneal es una condición muy incómoda para el perro. No solo causa dolor, sino que suele acompañarse de una amplia lista de molestias. Tu mascota puede presentar los siguientes síntomas:

  • Enrojecimiento e irritación en la parte blanca del ojo
  • Secreción o lagrimeo excesivo (ojo acuoso)
  • Presencia de una película sobre el ojo ulcerado
  • Sensibilidad a la luz
  • El perro trata de frotarse los ojos con sus patas
  • El perro no puede abrir el ojo o lo mantiene entrecerrado

Las úlceras superficiales no suelen ser visibles a simple vista. En muchos casos, el veterinario debe recurrir al uso de una tinción especial llamada fluoresceína. Una vez que el tinte es colocado en el ojo, este se adhiere a la úlcera y produce una fluorescencia verde, indicando la presencia de la úlcera en la córnea 5.

¿Cuál es el tratamiento de la úlcera corneal canina? Medicación y Cirugía

Muchas úlceras corneales superficiales o leves pueden sanar por sí mismas en el transcurso de 3 a 10 días, dependiendo del tamaño de la lesión. Este proceso de curación natural se suele acompañar con un tratamiento básico, el cual incluye gotas, ungüentos antibióticos para prevenir una posible infección, así como medicamentos analgésicos para aliviar el dolor y demás molestias. Es común que el veterinario recomiende el uso de un collar para proteger el ojo durante el período de tratamiento, ya que la auto-lesión por parte del perro puede retrasar y complicar su recuperación.

En el caso de la úlcera corneal profunda, la mascota necesitará un tratamiento más agresivo para evitar que la úlcera progrese y aumente su profundidad. Esto generalmente incluye el uso combinado de varias gotas, así como la administración de medicamentos analgésicos y antiinflamatorios por vía oral.

Si el perro presenta una úlcera corneal severa, lo más seguro es que sea remitido hacia la consulta de un oftalmólogo veterinario para someterlo a cirugía. La cirugía corneal suele hacerse con la intención de colocar un injerto sobre la úlcera para estabilizar la córnea y prevenir la ruptura del ojo. En ciertos casos, el procedimiento quirúrgico estará enfocado en eliminar las capas muertas de tejido corneal, o que muestran poca cicatrización. El veterinario sabrá determinar cuál es la mejor cirugía para que tu perro se pueda curar.

Recuperación: la atención de seguimiento es crucial

La atención de seguimiento por parte del veterinario es fundamental para determinar si tu perro se ha curado por completo de la úlcera corneal. Como dueño, debes asegurarte de continuar con el tratamiento hasta que el veterinario indique lo contrario. Recuerda que las úlceras corneales superficiales pueden sanar en 1-2 semanas, pero otras necesitarán más tiempo para curarse.

Si la úlcera de tu mascota no se cura o no observas grandes avances en su recuperación dentro del período estimado, esto podría indicar que existe otra causa subyacente, como el ojo seco y la triquiasis o pestañas mal dirigidas. En ese caso, se necesitarán procedimientos adicionales para facilitar la curación de la úlcera corneal.

De forma general, siempre se recomienda seguir las orientaciones del veterinario al pie de la letra y limitar la actividad física del animal mientras dure el tratamiento y su período de recuperación.

Respuestas rápidas a Preguntas frecuentes

¿Las úlceras corneales en perros se pueden prevenir?

Teniendo en cuenta que las úlceras corneales pueden deberse a una amplia variedad de causas, no siempre es posible prevenirlas. Aun así, hay algunas recomendaciones útiles que pueden ayudarte a evitar varias de las causas frecuentes, o frenar su avance en caso de existir.

  • No permitas que tu perro se involucre en juegos bruscos con otros perros o gatos. Esto podría resultar en arañazos y lesiones en el interior de los ojos.
  • Asegúrate de no tener objetos puntiagudos en los alrededores que puedan lastimar la córnea del perro por accidente.
  • Evita que los ojos del perro entren en contacto con sustancias irritantes o químicas (champús, aerosoles, productos de limpieza, etc.)
  • Revisa los ojos de la mascota frecuentemente para detectar signos evidentes de irritación, como enrojecimiento o lagrimeo.
  • Contacta al veterinario lo antes posible en caso de observar síntomas inusuales en los ojos del animal.

¿Cómo se hace su diagnóstico?

Si se sospecha de úlcera corneal, primero se realizará un examen ocular completo, incluyendo una inspección del ojo y la córnea. En caso de no observar nada a simple vista, es probable que el veterinario se apoye en los tintes de diagnóstico ocular para identificar posibles erosiones o ulceraciones corneales. En adición, podrá recolectar muestras de cultivo para detectar la presencia de bacterias y hongos, así como para descartar la conjuntivitis. También se pueden hacer análisis de sangre para descartar cualquier infección viral.

¿Qué perros son más propensos a desarrollar una úlcera corneal?

Aunque todos los perros pueden desarrollar una úlcera corneal, se sabe que las siguientes razas son más propensas a sufrir este problema:

  • Pug
  • Boston terrier
  • Pekinés
  • Boxer
  • Buldog
  • Shih Tzu

En general, las razas de perros con hocico corto, ojos prominentes y cara plana enfrentan el mayor riesgo.

úlcera corneal canina

¿Las úlceras corneales indolentes en perros se curan?

La razón por la que este tipo de úlcera ocular se considera un problema grave es precisamente su incapacidad para cicatrizar. Una úlcera corneal normal puede sanar en el transcurso de 1 o 2 semanas, pero la úlcera indolente no solo no cicatriza dentro de este período de tiempo, sino que incluso puede aumentar de tamaño.

Las úlceras indolentes pueden volverse crónicas y persistir durante 6 meses o más si no reciben el tratamiento específico. Cabe señalar que, por lo general, solo se observan en perros de mediana y avanzada edad. Se ha observado que los boxers y los golden retrievers son más propensos a desarrollar este tipo de lesión, aunque lo cierto es que pueden ocurrir en cualquier raza.

¿Una rozadura en la córnea de mi perro puede progresar hasta convertirse en una úlcera corneal?

Sí. Los veterinarios suelen recetar antibióticos tópicos de amplio espectro para tratar abrasiones corneales simples o úlceras superficiales, pero a pesar de esto algunos casos pueden progresar y empeorar. Siempre se recomienda que el perro sea reexaminado después de varios días para determinar si la lesión se está, o no, curando.

¿La úlcera corneal en perros es contagiosa?

Teniendo en cuenta la naturaleza de las úlceras corneales, la condición no se considera contagiosa, ni para los humanos ni para otros perros. Aunque a veces pueden ser muy parecidos, los síntomas de úlcera corneal no deben ser confundidos con los síntomas de la conjuntivitis bacteriana, una afección que sí es contagiosa, tanto para las personas como para otras mascotas.

¿Existen remedios caseros que ayuden a curar una úlcera corneal en perros, además del tratamiento?

Sin perder de vista que, las úlceras corneales siempre requieren atención veterinaria y que aquellas que no son superficiales no desaparecerán sin tratamiento médico, vale la pena considerar algunas alternativas naturales para favorecer la recuperación de la mascota y su bienestar.

Si tu perro está lidiando con una úlcera corneal, esto es lo que puedes hacer para ayudarlo:

  • Proporcionarle una dieta rica en compuestos antioxidantes, especialmente vitamina E y betacarotenos. Algunas de las mejores opciones a considerar son los arándanos, las zanahorias y la calabaza.
  • Incluir alguna fuente de selenio y ácidos grasos omega-3 en su alimentación, por ejemplo las sardinas.
  • Administrarle 1-2 gránulos, 2 o 3 veces al día, del remedio homeopático Euphrasia Officinalis, comúnmente conocido como “ojo brillante”.

También te puede interesar: Verrugas (Papiloma) en Perros – Causas, Tipos y 4 Remedios Anti-Verrugas

Esperamos que el artículo haya sido útil y de tu agrado. Recuerda que la información brindada por AnimalFiel no pretende reemplazar ni contradecir el criterio de tu veterinario. Ante cualquier síntoma inusual o sospecha sobre la salud de tu mascota, por favor siempre busca atención médica especializada.

Referencias:

  1. https://www.petmd.com/dog/conditions/eyes/c_dg_Keratitis_Ulcerative
  2. https://www.amcny.org/blog/2019/07/31/corneal-ulcers-in-dogs/
  3. https://vcahospitals.com/know-your-pet/corneal-ulcers-in-dogs
  4. https://www.msdvetmanual.com/dog-owners/eye-disorders-of-dogs/disorders-of-the-cornea-in-dogs?query=corneal%20ulcers#v3204081
  5. http://www.ivghospitals.com/general/corneal-ulcers-in-dogs/

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

» Para compartir esta página en las redes sociales, haz clic en alguno de los botones que verás a continuación. ¡Muchas gracias!