Saltar al contenido
ANIMAL FIEL

¿Cómo cuidar a una tortuga de agua?

tortuga nadando dentro del acuario
Tortugas de agua

Las tortugas de agua pueden ser mascotas fascinantes, pero como dueño, lo primero a tener en cuenta es que son más sensibles de lo que parecen. Nunca es buena idea llevar una tortuga a casa si no sabes cómo cuidarla. Su supervivencia depende de varios factores clave, incluyendo el espacio, la iluminación y la temperatura del agua.

¿Buscando información sobre cómo cuidar y mantener una tortuga acuática en casa? En esta Guía Básica para Dueños Primerizos te explicamos todo lo que necesitas saber al respecto: alojamiento, manipulación, higiene, alimentación, problemas de salud… y muchos otros consejos de expertos.

Descubre lo que puedes hacer… y lo que no.

Cuidados: ¿qué necesita una tortuga de agua?

Antes de profundizar en los cuidados y necesidades básicas de una tortuga mascota, vale la pena mencionar algunos datos y características que todo propietario debe conocer…

Las tortugas de agua se dividen en dos grupos o clasificaciones: las tortugas acuáticas y las tortugas semiacuáticas. Las tortugas acuáticas prefieren pasar la mayor parte del tiempo, si no todo, en el agua. Por su parte, las tortugas semiacuáticas dividen su tiempo entre el agua y la tierra.

De forma general, el grupo de las tortugas de agua exhibe gran diversidad. Los cuidados que requiere una tortuga doméstica pueden variar dependiendo del tipo y la especie en particular. Sin embargo, todas requieren de un acuario amplio, con condiciones especiales de temperatura, iluminación y filtrado 1 2.

Considera además que las tortugas son criaturas longevas. Como futuro dueño, debes estar comprometido a cuidarlas durante largo tiempo.

El acuaterrario perfecto

Las tortugas de agua requieren un alojamiento bastante elaborado, el cual se conoce comúnmente como tortuguera o acuaterrario. Esto puede ser en un estanque al aire libre, o un acuario de cristal / tanque en interior. El objetivo es recrear un entorno lo más parecido posible a su hábitat natural.

1. Características y tamaño

Cualquiera que sea la opción, es importante asegurarse de proveerles suficiente espacio y profundidad. El tamaño del acuario debe ser lo suficientemente grande como para permitir que la tortuga nade 4 o 5 veces la longitud de su cuerpo antes de que tenga que dar la vuelta.

La profundidad del agua debe ser de al menos 1.5 o 2 veces su longitud total en posición vertical. De esa manera, si la tortuga se vuelca, podrá enderezarse con facilidad.

Como bien sabes, las tortugas de agua dulce son excelentes nadadoras, de ahí que necesiten un alojamiento de al menos 55 galones (189 litros). Este sería un volumen de agua adecuado para especies pequeñas, pero lo cierto es que algunas tortugas pueden necesitar mucho más.

Por ejemplo, la tortuga de orejas rojas (una de las tortugas mascota más populares) suele requerir un acuario grande. Un macho adulto puede adaptarse a un acuario de 75 galones, siempre y cuando no crezca más de 15 cm de largo. En caso de continuar creciendo, 100 galones son una mejor opción.

Mientras tanto, las hembras adultas de esta especie requieren una tortuguera de 125-150 galones como mínimo.

Estas mismas recomendaciones siguen siendo válidas en caso de planear tener a la tortuga en un tanque, en lugar de una pecera.

tortuga sacando la cabeza fuera del agua

2. Plataforma fuera del agua

Ahora bien, aunque son criaturas acuáticas, las tortugas también necesitan un área seca para descansar, secarse y recibir luz fuera del agua. Asegúrate de construir una isla firme que sobresalga del agua en uno de los lados de la tortuguera. Puedes usar rocas planas, madera, corcho, plástico o cualquier otro material seguro que te permita crear una estructura.

  • Esta debe ser lo suficientemente fuerte como para no caer y atrapar a la tortuga bajo el agua.
  • En caso de tener más de 1 tortuga mascota, la plataforma debe ser lo suficientemente grande para permitir que todas las tortugas emerjan por completo.
  • No deben existir esquinas filosas que puedan lastimar a la mascota.
  • Deberás crear una pendiente ligeramente inclinada para que la tortuga pueda salir fácilmente del agua.

3. Temperatura del agua

Las tortugas de agua tienen requerimientos específicos de temperatura e iluminación, especialmente cuando viven en un acuario de interior.

Se dice que el mejor rango de temperatura para las tortugas es de 25 a 26°C (78-80 °F) cuando son pequeñas o jóvenes, y de 22 a 24°C (72-76 °F) cuando son adultas. Estos son rangos apropiados para la mayoría de las especies, pero siempre se recomienda investigar cuál es la temperatura del agua ideal para tu tortuga en particular.

Puedes verificar la temperatura del agua usando un termómetro flotante.

Dependiendo del clima en el lugar donde vives, es posible que necesites instalar una fuente de calor. Algunas de las más comunes son las bombillas incandescentes regulares y los calentadores sumergibles. Específicamente, los calentadores se pueden programar para calentar el agua hasta una temperatura determinada.

Consejo experto: Las tortugas pueden ser muy curiosas. Valora la posibilidad de cubrir el dispositivo con un protector para evitar que la tortuga se queme.

Así mismo, es aconsejable que la habitación donde se encuentra la tortuga de interior mantenga una temperatura ambiente de 24 a 29°C.

Las tortugas tardan mucho en adaptarse a los cambios de temperatura. Si la sacas del agua, procura que la habitación esté relativamente a la misma temperatura que el tanque. Los cambios repentinos pueden causarle estrés y dañar su sistema inmunológico.

También es importante bajarle un poco la temperatura al agua durante la noche (no menos de 21°C).

¿Qué temperatura debe tener el área seca de la tortuguera?

Se recomienda mantener una temperatura externa de 24 a 32°C (85-90 °F)  aproximadamente.

4. Iluminación

La exposición a la luz ultravioleta (UVA o UVB), 12-14 horas al día, es un aspecto crítico a la hora de cuidar a las tortugas de agua. Esta luz, que normalmente se recibe a través de la luz solar, permite que el cuerpo de la tortuga absorba mejor el calcio y metabolice la vitamina D.

Sin ella, el caparazón puede deformarse y debilitarse, aumentando el riesgo de sufrir el síndrome de caparazón blando.

En caso de que la tortuguera se encuentre en el interior y la tortuga no pueda recibir luz solar, es imprescindible colocar 2 bombillas, una de luz ultravioleta y otra de luz incandescente, dirigida específicamente hacia la plataforma de secado.

Estas deben quedar a una altura aproximada de 40 cm sobre el cuerpo del animal. Asegúrate de que la luz no sea bloqueada por vidrio o plástico.

Actualmente, muchos fabricantes ofrecen un kit de iluminación que incluye ambas luces.

La luz ultravioleta, en especial la UVB, es esencial para las tortugas y otros reptiles. No solo juega un papel crítico en el desarrollo de huesos fuertes, sino también en el fortalecimiento de su sistema inmune.

acuario con sistema de bombillas instalado

5. Filtrado y cambios de agua

Mientras más grande sea el filtro, mejor. Considera que las tortugas de agua también pueden generar gran cantidad de desechos. Como regla general, se recomienda tener un filtro que pueda filtrar el volumen del acuario 2-3 veces por hora. Esto asegurará una filtración fuerte durante todo el día.

Revisa siempre el tamaño de las aberturas para asegurarte de que la tortuga no pueda ser lastimada o quedar atrapada.

Otro de los cuidados más importantes para tener una tortuga acuática en casa es el cambio regular del agua. Incluso cuando parece estar limpia, esta puede contener grandes concentraciones de desechos nitrogenados.

A medida que pasa el tiempo es inevitable que los desechos se acumulen, de ahí que debas cambiar aproximadamente el 20% del volumen total cada semana. Cuanto menor sea el volumen del acuario, más frecuentes deben ser los cambios de agua. Por ejemplo, un acuario de 38 litros, cuya tortuga mide 10 cm, deberá ser cambiado 2-3 veces por semana.

Las tortugas son animales resistentes, pero pueden desarrollar problemas de salud a largo plazo si dejas que la calidad del agua se deteriore.

Muchos dueños acostumbran a usar kits de prueba para comprobar la composición química del agua.

Algunas de estas tiras reactivas son especialmente útiles para vigilar los niveles de amoníaco. El amoníaco es el subproducto de desecho más dañino en un acuario. De hecho, puede llegar a quemar los ojos y la piel de las tortugas.

  • La frecuencia en el cambio del agua aumenta según la cantidad de tortugas que vivan en ella.
  • Al hacer un cambio completo de agua, asegúrate de limpiar y enjuagar a fondo el acuario y sus componentes para eliminar todo el crecimiento bacteriano.
  • Los cambios abruptos en la temperatura del agua pueden ser fatales para las tortugas; la temperatura del agua después de la limpieza debe ser similar a la que tenías antes de limpiar.

6. Cubierta superior

Algunas especies de tortugas acuáticas son trepadoras ágiles. Es por eso que muchos dueños experimentados recomiendan colocar algún tipo de cubierta de malla para evitar los escapes.

No olvides dejar suficiente espacio de aire entre la superficie del agua y el techo del acuario.

tortuga de agua caminando sobre el fondo del acuaterrario

7. Sustrato

El sustrato es un complemento opcional en el caso de las tortugas semiacuáticas. Revestir el fondo del acuario con grava o arena no es absolutamente necesario, pero suele verse más atractivo. Además, puede ser motivo de diversión para la mascota, pues se sabe que a las tortugas les gusta excavar.

En caso de hacerlo, usa un sustrato especial para tortugas acuáticas. Esto ayuda a minimizar el riesgo de desarrollar úlceras en las plantas de sus patas.

Nota. Algunos dueños de tortugas prefieren no colocar sustrato porque dificulta aún más la limpieza del acuario.

8. Plantas

Agrega vegetación viva o artificial para realzar el hogar de tu tortuga.

Las plantas naturales son una excelente adición a la tortuguera, pero ten cuidado de no elegir plantas que puedan ser venenosas para la mascota. Es normal que coman de ellas.

Si optas por las plantas de decoración artificial, asegúrate de limpiarlas y eliminar partes sueltas. La tortuga puede intentar comer partes de esta vegetación.

9. Ubicación

Coloca el acuario o tanque en un área tranquila de la casa que no experimente cambios extremos de luz o temperatura. No es buena idea ubicarlo en un sitio donde reciba luz solar directa (por ejemplo una ventana), demasiado calor (salida de aire acondicionado) o mucho frío (corriente aire), ya que existe el riesgo de alterar las condiciones del agua.

Lo que no puede faltar
  • Un acuaterrario acorde al tamaño de la tortuga
  • Una bombilla o calentador de agua diseñado para tortugas
  • Un sistema de iluminación UV para reptiles o tortugas de acuario
  • En equipo de filtrado acorde al volumen de agua del tanque

Un estanque al aire libre para tortugas

No son muchas las tortugas domésticas que pueden vivir en un estanque de agua dulce al aire libre. Este se considera un tipo de hábitat privilegiado, ya que el sol proporciona la luz y el calor necesarios de forma natural.

En caso de que las condiciones climáticas del lugar lo permitan y dispongas de suficiente espacio, es buena idea construir un estanque en el patio o jardín. Puede ser tan grande como quieras, e incluir plantas, rocas y peces.

estanque para tortugas con plantas y rocas

Eso sí, se advierte que la construcción, las condiciones y el mantenimiento de un estanque deben satisfacer los mismos requisitos que un acuario de interior. La tortuga debe vivir en un entorno cálido, limpio, con buena iluminación y un área fuera del agua para secarse y tomar el sol.

Así mismo, debe estar protegido de la hojarasca, las fuertes lluvias, y a salvo de posibles depredadores. El uso de una red puede ser muy útil en este sentido.

Piensa también en cómo evitar que la tortuga se escape de tu propiedad en caso de salir del estanque.

Alimentación: ¿qué se le puede dar de comer a una tortuga de agua?

La mayoría de las tortugas de agua dulce son omnívoras, lo que significa que pueden comer plantas y proteína animal. Pero, la cantidad que consumen de cada tipo de alimento varía con la edad.

Se sabe que las tortugas más jóvenes son carnívoras, de ahí que mantengan una dieta alta en proteínas. Mientras tanto, las tortugas adultas comen cada vez menos proteína, y más material vegetal.

Lo común es que el alimento base en la dieta de una tortuga mascota sean los gránulos comerciales de buena calidad, especialmente una fórmula diseñada para tortugas acuáticas. Estos pueden ser complementados con una variedad de alimentos, incluyendo verduras finamente picadas, trocitos de fruta y pequeñas criaturas.

tortuga de agua comiendo lechuga
Las mejores verduras para darle a una tortuga doméstica
  • Vegetales de hoja verde (kale, acelga, lechuga romana, espinacas, hojas de mostaza, brotes verdes, endivia, hojas de remolacha, hojas de diente de león, perejil)
  • Brócoli
  • Judías verdes
  • Guisantes
  • Calabacín
  • Zanahoria rallada
  • Calabaza cocida

Además de estos vegetales, también se les puede dar una pequeña porción de fruta a modo de golosina ocasional.

8 frutas seguras para mimar a tu tortuga
  1. Manzana
  2. Melón cantalupo
  3. Sandía
  4. Fresa
  5. Arándano
  6. Mora
  7. Frambuesa
  8. Papaya

Por último, también es buena idea darles pequeños regalos de proteína animal.

Los mejores bocadillos proteicos para tortugas de agua en acuarios y estanques
  • Pescado crudo entero (pequeños peces de agua dulce, goldfish, guppis)
  • Krill congelado o seco
  • Camarón congelado
  • Insectos (grillos, cucarachas)
  • Gusanos, larvas y lombrices
  • Caracoles en su concha
  • Pequeñas ranas

Imagen resumen: Lo que pueden comer las tortugas

imagen diseño sobre la dieta de las tortugas

¿Con qué frecuencia se debe alimentar a una tortuga acuática?

Las tortugas más jóvenes deben comer 1 vez al día, o un día sí y otro no, mientras que las tortugas adultas solo deben ser alimentadas cada 2 días, o 2-3 veces por semana aproximadamente.

A medida que la tortuga alcanza el primer año de vida, es importante comenzar a aumentar el volumen de material vegetal en su dieta, a la par que se reduce la cantidad de proteína. La sobrealimentación puede provocarle obesidad y problemas renales.

Más consejos útiles

Ahora que ya sabes lo que comen las tortugas mascota de agua dulce, veamos otros aspectos que debes conocer…

  • Los expertos recomiendan espolvorear ligeramente los alimentos de las tortugas adultas con un suplemento de calcio (libre de fósforo y vitamina D).
  • Las tortugas de agua comen de manera desordenada, de ahí que sea buena idea alimentarlas fuera del acuario, en un recipiente separado. Esto ayudará a contener el desorden y el volumen de desechos causados por la alimentación.
  • De hecho, es probable que quieras dejarla durante un rato en este tanque separado, pues muchas tortugas defecan poco después de comer. Nota. El agua debe ser descartada después de cada comida.
  • Aunque los pellets / gránulos para tortugas acuáticas han evolucionado a lo largo de los años, no se recomiendan como única fuente de alimento. La mejor manera de alimentarlas consiste en ofrecerles una variedad de comidas.

Lista de compra: ¿qué debo comprar para tener una tortuga acuática?

imagen diseño lista de la compra para tener una tortuga mascota

Salud: ¿cómo puedo mantener a mi tortuga de agua sana?

Aunque no lo parece, las tortugas mascotas son susceptibles a numerosos problemas de salud, que a menudo son el resultado del descuido y mal manejo humano. Factores como la temperatura inadecuada del agua, la falta de iluminación, la limpieza pobre del acuario y la dieta desequilibrada suelen hacer que la tortuga se enferme.

Algunas de las enfermedades más comunes son:

  • Parásitos en el tracto gastrointestinal (falta de apetito, decaimiento, posibles diarreas y prolapso del ano)
  • Infecciones respiratorias (dificultad para respirar, boca abierta, secreción en los ojos, la nariz y la boca, estornudos, letargo)
  • Pudrición o ulceración del caparazón, conocido como caparazón blando (parches / hoyos descoloridos o malolientes en la concha, que pueden infectarse)
  • Infecciones oculares causadas por deficiencia de vitamina A (ojos y lados de la cabeza inflamados, secreción purulenta en los ojos)

Todos estos problemas de salud deben ser atendidos y tratados por un veterinario especializado en reptiles, idealmente uno con experiencia en tortugas.

Mantener a una tortuga doméstica sana no solo requiere de los cuidados básicos en casa; también es importante seguir una rutina de cuidados preventivos.

De forma general, se recomienda obtener un examen físico completo cada 6-12 meses, un examen fecal anual en busca de parásitos y cualquier análisis de sangre recomendado por el veterinario.

¿Cómo diferenciar a una tortuga saludable de una enferma?

Los siguientes síntomas suelen sugerir que la tortuga de agua tiene algún problema:

  • Se esconde la mayor parte del tiempo
  • Come o bebe muy poco
  • Ha perdido peso
  • Tiene articulaciones inflamadas
  • Tiene secreción en los ojos, la nariz o la boca
  • Presenta decoloración, protuberancias o manchas en el caparazón y la piel
  • Muestra hinchazón a ambos lados de la cabeza
  • Produce heces que gotean
  • Luce letárgica
  • Nada frenéticamente

En caso de observar uno o varios de estos síntomas, lo mejor es acudir al veterinario para un chequeo.

Una tortuga de agua saludable siempre luce activa, alerta, y come regularmente. Su concha se ve dura, sana, sin lesiones. Los ojos son claros y brillantes, y la nariz está limpia de secreciones.

imagen resumen sobre cuidados de las tortugas acuáticas

Otros cuidados y advertencias que no debes ignorar

  1. Verifica todos los días que el sistema de iluminación (luz incandescente y lámpara UVB) está funcionando correctamente. Las tortugas acuáticas que viven a temperatura ambiente en interior son más propensas a las infecciones y al retraso en el crecimiento.
  2. Cuando la tortuga de agua se encuentra en un estanque al aire libre, es importante proporcionarle un área de sombra para que pueda protegerse del sol.
  3. En caso de cubrir el fondo del tanque o acuario con grava, los guijarros deben ser lo suficientemente grandes como para que la tortuga no los pueda tragar.
  4. Elimina los restos de alimentos y las heces lo más rápido posible para evitar la suciedad en el acuario.
  5. Las astillas y cortezas de madera pueden enmohecerse y desarrollar hongos rápidamente. Esto puede resultar en problemas de salud si la tortuga se los come. Evita el uso de estos materiales dentro del tanque.
  6. Es buena idea crearle una especie de refugio colocando un grupo de piedras.
  7. No se recomienda llenar el acuario con agua del grifo, ya que esta suele contener cloro y posiblemente fluoruro (sustancias que alteran el equilibrio del pH en su sistema). En su lugar, es mejor usar agua sin cloro y agua filtrada.
  8. Algunos expertos aseguran que agregar 1 cucharadita de sal por cada galón de agua ayuda a reducir el nivel de bacterias, protegiendo a la tortuga contra las enfermedades del caparazón y la piel.
  9. Las tortugas de agua pueden ser portadoras de Salmonella. Es importante lavarse bien las manos después de manipularlas, o de entrar en contacto con las partes de la tortuguera. Nunca limpies el recinto de la tortuga en la cocina o la bañera.
  10. Busca la mayor cantidad de información sobre la especie de tortuga que decidas llevar a casa. De esa forma conocerás más detalles sobre el tipo de hábitat adecuado, la dieta y otros cuidados específicos.
  11. Como dueño de una tortuga mascota, debes estar preparado para cuidar de ella durante toda su vida, lo cual podría ser 20 años o más.
  12. Nunca compres una tortuga por impulso. Configura el tanque y prueba las temperaturas al menos unos días antes de comprar la tortuga. Lo más importante es que pueda estar cómoda y segura en su nuevo hogar.
  13. Siempre ten a mano el contacto de un veterinario experimentado en el cuidado de tortugas.

Eligiendo a la mejor tortuga de agua dulce

Para aquellos que se estrenan como dueño de una tortuga mascota, lo más aconsejable es decantarse por las especies comunes y resistentes, casi siempre disponibles en tiendas locales. A diferencia de las tortugas que son exóticas y alcanzan un gran tamaño, estas tortugas acuáticas pequeñas no requieren de tanto espacio para mantenerse saludables.

Generalmente, las tortugas que no son tan comunes, o que han sido importadas, requieren más cuidados especiales, sin mencionar que la distancia recorrida para llegar a ti puede causarles un estrés innecesario.

Dicho esto, las tortugas de agua dulce recomendadas para dueños principiantes incluyen a la popular tortuga de orejas rojas, la tortuga almizclada, el cooter de río y las tortugas de ciénaga o pantano.

Otras especies admiradas son la tortuga pintada y la tortuga mapa, pero se dice que no son mascotas tan resistentes.

Consejo experto. No siempre es buena idea alojar tortugas de diferentes especies en un mismo acuaterrario. Antes de hacerlo, asegúrate de conocer la compatibilidad entre ellas. Incluso, tener varias tortugas de la misma especie juntas puede resultar problemático.

Para descubrir cuáles son las tortugas de agua más populares como mascota visita:

Temperamento y comportamiento de las tortugas acuáticas

El temperamento de las tortugas de agua varía dependiendo de la especie, y a su vez, puede variar de un individuo a otro aunque sean de la misma especie. Algunas son de carácter suave y tranquilo, como las del género Trachemys, mientras otras son más agresivas, como la tortuga serpentina o mordedora.

Es por eso que se recomienda buscar información sobre las características de una especie en particular antes de llevar la tortuga a casa.

De forma general, las tortugas son criaturas que no necesitan mucha atención; sin embargo, se ha observado que la interacción regular con su dueño puede resultar en una tortuga más sociable y dócil. Eso sí, a ninguna le agrada ser manipulada.

tortuga de agua nadando en la superficie
¿Qué hay del comportamiento?

En su hábitat natural, las tortugas acuáticas y semiacuáticas acostumbran a:

  • Estar más activas durante el día.
  • Forrajear en las plantas acuáticas y perseguir pequeñas presas, como pececillos, cangrejos de río y gusanos. Les gusta comer en el agua.
  • Tomar el sol durante las horas más cálidas, lo cual las ayuda con la digestión, el crecimiento y la inmunidad.
  • Regular la temperatura interna del cuerpo moviéndose entre áreas de agua cálida y agua fría.
  • Hibernar bajo el agua durante el invierno, período en el que reducen significativamente su metabolismo. Este comportamiento no es muy común entre las tortugas mascota que viven en interior.

Respuestas rápidas a Preguntas frecuentes

¿Cómo diferenciar a una tortuga acuática macho de una tortuga hembra?

¿Aún no sabes si tu tortuga es hembra o macho? Saber el sexo de las tortugas de agua a veces puede ser difícil, sobre todo cuando no provienen de la cría en ambientes de temperatura controlada. Como seguramente ya sabes, la temperatura de incubación es lo que determina si un embrión será macho o hembra 3.

Las temperaturas de incubación más frías producen tortugas macho, y las temperaturas cálidas producen tortugas hembra.

Ahora bien, diferenciar a un macho de una hembra es posible si nos fijamos en ciertas características físicas, como el tamaño y la forma del caparazón, los colores, la longitud de las garras y la longitud de la cola.

Precisamente, se dice que la cola es el rasgo más fiable para determinar el género de una tortuga acuática. Las tortugas hembras tienen la cola corta y delgada, mientras que los machos tienen una cola larga y gruesa para contener sus genitales.

En adición, la abertura anal estará situada más cerca de la base de la cola en hembras, y más cerca del extremo en machos.

Otras diferencias a considerar son:

  • Las garras de las patas delanteras en las tortugas hembras suelen ser cortas y rechonchas, pero las de los machos son mucho más largas. Estas garras largas les sirven para cortejar y agarrar mejor a su pareja.
  • En casi todas las especies de agua dulce, las tortugas hembras crecen más que los machos, alcanzando un tamaño de caparazón en torno a los 30 cm en la edad adulta. Nota. Para observar esta diferencia es preciso esperar a que la tortuga sea adulta.
  • El plastrón (parte inferior del caparazón) de algunas especies de tortuga es cóncavo en los machos, mientras el de las tortugas hembras es plano. La forma cóncava le permite al macho montarse fácilmente sobre la hembra durante el apareamiento, mientras la forma plana le da más espacio a la hembra para contener los huevos. Nota. Esto no se observa en todas las especies de agua dulce.

¿Cuál es la forma correcta de manipular a una tortuga?

A las tortugas no les gusta el manejo frecuente; de hecho, pueden morderte si esto las hace sentir asustadas. La forma correcta de manipular a una tortuga de agua consiste en levantarla por la sección media del cuerpo, no agarrándola por las patas.

Los cuidadores experimentados sugieren que, antes de manipularlas, es bueno dejar que pasen varios días de aclimatación al nuevo entorno. Al momento de hacerlo, utiliza las dos manos para sostener a la tortuga desde abajo, incluidas sus patas.

Asegúrate de nunca dejar caer a tu tortuga. Aunque su caparazón es fuerte, puede agrietarse fácilmente si cae incluso desde una pequeña altura.

¿Las tortugas de agua dulce son buenas mascotas para niños?

Las tortugas acuáticas no se consideran mascotas ideales para los niños. No solo no son fáciles de cuidar y manejar, sino que a menudo portan la bacteria Salmonella. Esto es especialmente peligroso para los niños, ya que muchas veces ellos no comprenden la importancia de mantener una buena higiene, como es el lavado de las manos.

¿Cuánto tiempo puede estar una tortuga acuática fuera del agua?

El tiempo exacto que cada tortuga puede quedarse fuera del agua está determinado por varios factores, como la edad, la temperatura y la humedad del medio ambiente.

Es muy probable que la mayoría de las tortugas puedan pasar varias horas, e incluso varios días, fuera del agua, pero de forma general no se recomienda dejarlas fuera de su tanque o acuario por más de 30 minutos.

En caso de sacar a una tortuga mascota del agua, asegúrate de no perderla de vista.

¿Cómo diferenciar a las tortugas de agua de las tortugas de tierra?

La diferencia más obvia entre ambos tipos de tortugas es, tal y como su nombre indica, que las tortugas de agua viven la mayor parte del tiempo en el agua y que las tortugas de tierra o jicoteas pasan toda su vida en la tierra.

A simple vista, estas tortugas pueden lucir prácticamente iguales, pero hay algunas características que ayudan a diferenciarlas. Prestar atención a la longitud de las garras, la forma de las patas y la forma del caparazón puede ayudarte a saber si estás ante una tortuga acuática o una tortuga de tierra.

Por ejemplo:

  • Las jicoteas o tortugas terrestres tienen las patas planas para poder caminar sobre el terreno. Las patas de las tortugas de agua siempre tienen membranas entre los dedos para un mejor desenvolvimiento en el medio acuático.
  • Las tortugas de agua tienen un caparazón más plano que les permite nadar de forma aerodinámica. Por su parte, las tortugas de tierra tienen una concha con forma de cúpula en la parte superior.

¿Cuánto es lo máximo que crece una tortuga de agua?

Si bien el tamaño puede variar dependiendo del sexo y la especie, lo común es que una tortuga de agua dulce mida entre 17 y 30 cm de largo cuando es adulta.

¿Cuándo se considera que una tortuga de agua ya es adulta?

Una tortuga mascota de agua dulce alcanzará la madurez en 1 o 2 años de edad. Esto puede variar según la especie y las condiciones en las que viva.

¿Cuánto duran las tortugas de agua sin comer?

Una tortuga adulta y sana, que ha sido bien alimentada a lo largo de su vida, puede sobrevivir durante meses sin comer nada. En el lado contrario, las tortugas jóvenes, en particular las tortugas bebés, no pueden sobrevivir tanto tiempo, dada su necesidad de comer alimentos con mayor frecuencia (especialmente proteínas).

¿Qué tiempo viven las tortugas acuáticas como mascota?

Las tortugas de agua tienen una esperanza de vida promedio de 20 años. Sin embargo, es común que vivan mucho más, hasta los 30 o 40 años. Esto puede variar según la especie, la salud y los cuidados que reciban.

¿Mi tortuga está muerta o hibernando?

Una tortuga que está hibernando o durmiendo tendrá la cabeza metida en el caparazón, pero se moverá si la tocas o la pinchas. Por su parte, una tortuga de agua que ha muerto estará completamente flácida e inmóvil. Su cabeza y sus patas colgarán al levantarla. En el peor de los casos, el mal olor proveniente del acuaterrario suele ser la primera señal.

Pensamiento final

Esperamos que esta guía haya sido útil y de tu agrado. Las tortugas de agua pueden ser un tipo de mascota muy gratificante, pero solo para las personas adecuadas. Asegúrate de tener las condiciones y requerimientos básicos antes de traer una a casa. Así mismo, debes estar dispuesto a cuidar de ella por un largo período de tiempo.

Referencias:

  1. https://www.humanesociety.org/news/thinking-getting-pet-turtle
  2. https://www.petmd.com/reptile/care/evr_rp_how-to-take-care-of-pet-turtles
  3. https://oceanservice.noaa.gov/facts/temperature-dependent.html

¿Te ha sido de ayuda este artículo?

» Para compartir esta página en las redes sociales, haz clic en alguno de los botones que verás a continuación. ¡Muchas gracias!
¡Compartir es saludable!